Cuando la política fracasa

3366 0


Por Miguel Vicente

Empresas que se hunden, militares derrotados, Papas que renuncian y gobiernos impotentes; así presentó por los dos miles Moisés Naim una obra titulada “El Fin del Poder”. En ella explicaba como es que los grandes imperios, partidos políticos y dictaduras eran derrotados y desaparecidos de la faz de la tierra como nunca se había pensado.

En otras ocasiones, he escrito sobre la importancia que tienen los Gobernantes de entender el mundo en el que vivimos y de la crisis a la que se enfrenta la democracia, por no garantizar jefes de estado justos y conscientes de cara a los cambios inherentes del país.

Para nuestra desgracia, la democracia es el único sistema que nos debe garantizar una sucesión transparente a cada periodo determinado, y está está sufriendo del descrédito por parte de la sociedad. ¿Y es que como creer que la democracia nos puede solucionar los problemas, si el resultado de ella son políticos cada vez más deficientes?.

Los Partidos Políticos, tienen mucho que hacer en ese sentido, pues son ellos los que reciben presupuesto para garantizar propuestas de políticos preparados, que no estén ajenos a la realidad y que peleen por las causas más sensibles y vanguardistas que los nuevos tiempos demandan. Sin embargo, son ellos mismos -los partidos políticos- quienes la mayoría de las veces y por sus luchas de poder internas proponen a candidatos que al llegar al poder, no cumplen para nada las expectativas.

Es aquí cuando fracasa la política.

Cuando todo el andamiaje que debería garantizar un manejo quirúrgico del poder, produce improvisaciones y causa un descontento tal en la sociedad, a tal grado de que los mismos votantes repudien por completo a los personajes, al sistema y a la misma política.

Hemos colapsado, por mucho tiempo los mensajes de la sociedad fueron claros y ni los partidos, sindicatos o grupos de poder quisieron darse cuenta ni renunciar a sus privilegios y negocios. El resultado de esto es un pueblo incendiario que derrumba paredes, destruye monumentos y desacredita cualquier manifestación política por parte del establishment.

Lo peor de todo, es que las alternativas que tenemos frente a los nuevos comicios electorales no parecen nada alentador. La sociedad no ve garantia en las figuras que los partidos puedan postular, por ende no ven algo distinto a lo mismo de siempre.

Fue por ello y solo por ello que las anteriores elecciones el votante emitió su voto de la manera que conocemos, en contra de lo mismo y a favor de una esperanza, esperanza que también les ha sido arrebatada.

Si los sistemas que nos garantizan un cambio de poder en México van a seguir siendo los mismos, es importante que los partidos políticos vuelvan a ser el lugar donde quienes quieren hacer las cosas mejor para sus ciudades, converjan. Y sean ellos quienes salgan a buscar el voto ofreciendo una alternativa distinta.

Solo así va a funcionar la democracia. Mientras no suceda así, la guerra por el poder nos va a hundir cada vez más a todos.

Nos vemos en la próxima.

Twitter: @MiguelVicenteR

Related Post

Dispositivos políticos

Posted by - 25 julio, 2019 0
  ¿Qué es la verdad? En nombre de «la verdad» se han cometido las más grandes injusticias, en nombre de…