Gansos Primero

348 0

Dios y el diablo, el bien y el mal, la izquierda, la derecha, los liberales o los conservadores, chairos o prianistas, la moral y la política.
La austeridad republicana, despacha en un palacio, todo está dispuesto, el escenario sobrio con los colores de su partido, el color vino como presagio de la temporada invernal, el color vino inunda la última estación del año y la primera de la cuarta transformación.
El presidente, desde su púlpito presidencial, se siente dueño, amo y señor del palacio, acapara el poder de comunicación y el poder político.
Elegante el escenario y los símbolos dispuestos, a parte del orador, siempre está acompañado del águila y la serpiente, de la religión, la reforma y la revolución.
Y la otra figura omnipresente es él, siempre él en el centro de todo, y cada vez suma a sus cardenales para el tema del día, el versículo correcto, la súper moral. Venden lo que todos queremos escuchar hasta lo que los fieles quieren ser.
El Atalaya del régimen, la Cartilla moral, esa que va a hacer que las madres abnegadas, saquen a sus hijos de las fauces de la delincuencia y siga siendo un nini, que se unirá a otros miles más como posibles votantes de las intermedias, del referendo y de la permanencia de la cuarta, como los viejitos, los fieles, los amnistiados, todos votan. Los niños de las guarderías (esos querubines, no votan).
Y a esas horas los ojos del país voltean al palacio de la austeridad, donde, a veces, uno y uno son tres porque el presidente “tiene otros datos”.
Todas las mañanas a las 7 en punto sale el presidente a marcar la agenda del día, genera sus propias noticias, las buenas, sobre todo y una que otra mala, pero la atención la quiere toda.
¿Y los actores del nuevo régimen? Presumen tanta moral, que parece que tienen doble… o triple.
El aparato propagandístico de la 4ta. transformación poco a poco va engránandose, aún cuando en las propias homilías la contradicción se ha hecho presente, la cuarta transformación parece ir a la vanguardia, al tope de la modernidad, alimentando el monstruo que le ayudó a llegar al poder, lar “benditas redes sociales”, dice el pastor. Sin embargo este régimen anhela un pasado a veces idealizado, por no decir idílico.
Los valores que propone el nuevo régimen son apenas reglas de convivencia universales para los seres humanos, no hay hilo negro, sin embargo, los valores nacionalistas , los valores del pueblo sabio y bueno, abnegado y luchón al cual el mandatario dice pertenecer.
Y así la “cosmovisión de los tetratransformados”, es lo que hemos estado viendo puntualmente todos los días naturales desde que murió por decreto el régimen neoliberal.
La sincronización de todas las dependencias, los juegos a la papa caliente, de “echarse la bolita” unos a otros sobre temas de su cosmovisión moral, en cuanto a la transparencia de los bienes y las posesiones de sus cardenales “franciscanos” y “franciscanas” de la cuarta transformación.
Quieren brindar ejemplos de que son incorruptibles y solo se han puesto el pie. Así se muestran a los medios nacionales e internacionales que acuden al llamado de la corte para difundir el mensaje del reino.
Hay que decir que todo este espectáculo propagandístico, donde colegas de la vieja escuela se han ido a poner a los pies del régimen que lleva al día de hoy 4 colegas asesinados bajo su manto protector.
Pero no se preocupen los feminicidios, los desaparecidos, las víctimas de trata, el tráfico de influencias, que un funcionario mienta sobre su declaración patrimonial, indemnizar ladrones de combustible, decir que se acabó la guerra, creando una guardia civil militar, se puede mentir, se vale el gatopardismo, son asuntos que con tanta moral que hay, caben y hasta se purifican…
Azules, verdes, morenos, naranjas y amarillos siempre será el culto a la personalidad.
Nuestro tetratransformado gobierno está haciendo un esfuerzo hacia una culturización total, busca ganarse el corazón y la mente del pueblo, busca coordinado por los académicos tecnócratas de los cuales está rodeado y era su enemigo público número uno, hasta el nivel más básico en la vida y los actos de sus ciudadanos.
La cuarta transformación que ha traído más balazos que abrazos, tiene su enemigo bien identificado, los conservadores, los fifís, los neofacistas y los neoliberales, los malos, los que no profesen el atalaya de la cuarta transformación, que hoy causa encono, división entre los mexicanos, porque nos gobierna a todos, no solo a sus fieles.
Los niveles de popularidad no mienten, casi un 90 por ciento de aprobación. Aquí hay que recordar al presidente que la popularidad es como la juventud: una vez ida, no vuelve.
Y así es como el régimen actual más o menos acapara y monopoliza la información, la centraliza y marca la agenda informativa de los medios alineados con el régimen. Y de los que no, también.
¿Hasta cuánto le dará al nuevo régimen estas dinámicas, esta sobreexposición en los medios? ¿Este cerco informativo? lo que digo siempre…
Tiempo al tiempo
@hecguerrero

Related Post

Los perros andan sueltos…

Posted by - 15 agosto, 2019 0
María del Rosario Robles Berlanga, una de las mujeres más importantes de la política mexicana en los últimos años, si…