La protección de los derechos sexuales y reproductivos debe ser parte de la agenda de justicia: Imelda Castro

13 0

* “La tendencia a tener experiencias sexuales a edad temprana sin información oportuna y suficiente sobre sus peligros, nos enfrenta a problemas como embarazos no deseados y prematuros”, advierte.
* Tan solo en 2017 se tuvieron en México 21,147 matrimonios entre jóvenes cuyas edades oscilan entre los 15 y los 19 años.


*Ciudad de México. — Al presentar en tribuna del Senado de la República una iniciativa que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud en materia de educación sexual y reproductiva, la senadora por Sinaloa, Imelda Castro Castro, dijo que pese a la disposición constitucional, muchos mexicanos carecen del derecho a la salud, sobre todo quienes están en condiciones de marginación y vulnerabilidad.
A nombre propio, así como de los senadores Ricardo Monreal Ávila y Rubén Rocha Moya, la legisladora señalo que uno de los males históricos de México ha sido la separación entre el país legal, descrito y prescrito por las leyes, y el México real, ajeno, distinto y distante de las normas jurídicas.
Señaló también que como movimiento empeñado en la transformación y el cambio verdadero del país, en Morena se tiene claro que este camino conducirá al establecimiento de un pleno estado democrático de derecho y al logro de la justicia social que inspiró la creación de la Constitución de 1917.
“La deuda social del estado mexicano con los grupos marginados y vulnerables es enorme y diversa, por lo que creemos que este poder debe priorizar, con sentido de responsabilidad, la legislación para el bienestar. La protección de los derechos sexuales y reproductivos, materia de la presente iniciativa, es y debe ser parte de esta agenda de justicia que hemos asumido”, destacó.
Castro Castro explicó que la Plataforma de Beijing advierte, por ejemplo, de los altos riesgos de la población adolescente por la deficiencia o inexistencia de programas de asesoramiento e información sobre temas de salud sexual y reproductiva.
“La tendencia a tener experiencias sexuales a edad temprana sin la información oportuna y suficiente sobre sus peligros, nos enfrenta a problemas como embarazos no deseados y prematuros, tal como en esta legislatura lo hemos abordado recientemente, o la amenaza de enfermedades como el VIH/Sida, o abortos en condiciones de alto riesgo”, advirtió.
La senadora recordó que recientemente se analizó y discutió en la Cámara de Senadores el tema de los matrimonios entre adolescentes, que es una de las variantes de este asunto, y se destacaba el dato de que tan solo en 2017 se tuvieron 21,147 matrimonios entre jóvenes cuyas edades oscilan entre los 15 y los 19 años, poniendo de manifiesto algunas de sus consecuencias más funestas, particularmente en mujeres adolescentes, quienes en un 50% sufren violencia física, 70% violencia sexual y el 16% violencia de tipo económica.
“No debemos escatimar esfuerzos para superar este estado de cosas. De hecho, la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente (2016-2030), destaca que el gasto en salud de la mujer reporta beneficios sociales y económicos por un valor al menos diez veces mayor que las inversiones en la materia, hasta de ese punto de vista vamos a decir, es rentable que trabajemos en este tema, mejorando la tasa de finalización educativa, participación en la Población Económicamente Activa y en las contribuciones sociales”, concluyó Imelda Castro.
La iniciativa, que está inspirada en la búsqueda de la justicia para los sectores más vulnerables del país, fue turnada a las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos Segunda.

*¿Qué se propone?*
No obstante los reconocibles avances que en materia de planificación familiar existen en la Ley de Salud vigente, la presente iniciativa propone y pone a consideración del Senado de la República, incorporar en la legislación un enfoque más integral sobre la salud sexual y reproductiva, modificando el Capítulo VI, y las fracciones respectivas de los artículos 3° y 27, sustituyendo las referencias a la planificación familiar, por el de salud sexual y reproductiva, asumiendo que esta nueva perspectiva nos permitirá un abordaje más eficaz en la solución a la problemática anteriormente descrita.

*DATO RELEVANTE*: los artículos 1 y 4 constitucionales establecen los derechos de igualdad entre hombres y mujeres y el derecho a la salud como un derecho humano, universal e igualitario, obligando al Estado a su protección, asegurando la libre decisión, responsable e informada, sobre su comportamiento reproductivo.

Noticias Relacionadas