A un año de la #4T ¿quién es el juguete ?

604 0

Gobierna mejor quien gobierna menos. Lao Tse.
Así es, parece ya muy lejano aquel domingo de julio cuando la elección más importante de la historia de México, fue arrasada por Andrés Manuel López y su movimiento Morena.
Y digo un año de Gobierno, pues ese día fue el réquiem de la presidencia para Peña Nieto, quien pasó a ser un elemento decorativo del nuevo presidencialismo que se ungía, con el hambre insaciable y prisas de lustros de campañas infrucutosas.
Como lo he mencionado en otras ocasiones, el gobierno gasta mucho dinero en prensa militante para difundir sus “logros”, si quieren conocerlos, basta escuchar la homilía mañanera, donde no se cansa de decir que es seguidor de Jesús…
Así, la llamada 4T, nacía de las cenizas de un PRI que poco le faltó para ser borrado, la elevación de Andrés fue un voto de odio al PRI, y a un año, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…
Hoy hay un ídolo de la “masa concientzada” AMLO para Morena, para el de derecha, para los creyentes, para el izquierdista, para el burgués, para el pueblo bueno y para Trump, también.
Sin embargo, su mercado siguen siendo sus pastores, sus fieles seguidores, esos que le vitorean hasta las fondas en las que come y son capaces de insultar a una menor por una travesura en una pantalla, mientras hablaba su líder, si, ellos son los que ama AMLO o los AMLOVERS, los fanáticos, son los que aman todas las versiones de su líder. Esos que no se sienten responsables de su voto.
El propio Winston Churchill decía que “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene y, durante eso sucede, sea capaz de explicar después por qué no ha ocurrido”.
Y pues la racionalidad y la razón no han sido las constantes en este tiempo de la 4T, pero parece que aquí lo importante no es que haya razón, sino que se la den.
“Si esto es ser populista, que me apunten en la lista”, decía por ahí Andrés, el mago, el candidato.
Ya a estas alturas ya no sabemos que nos va a preocupar las cosas que diga… o de plano las que haga.
Ya se han dado salidas del gabinete y no tan tersas como se podría suponer, además de que figuras públicas promotoras del tabasqueño, han retirado su apoyo también de forma pública, la Conade y Ana Guevara, un estudio reciente que menos del 50 por ciento de lo que habla el presidente es verdad, (Por ahí me dijo “corcolito”, que por primera vez el nivel de aprobación del mandatario, viene en caída. Veremos), y declaraciones como ésta no ayudan…
A un año del comienzo del nuevo régimen, resulta que gobernar es poca cosa…
“No crean que tiene mucha ciencia el gobernar. Eso de que la política es el arte y la ciencia de gobernar no es tan apegado a la realidad; la política tiene más que ver con el sentido común que es el menos común, eso sí, de los sentidos. La política tiene que ver más con el juicio práctico, la política es transformar, es hacer historia, es un oficio noble que permite a la autoridad servir a sus semejantes, servir al prójimo. Esa es la verdadera política”, así lo dijo el presidente.
La política, en todos los ámbitos y en todos los países, debería ser una profesión alterna para todos los ciudadanos, cimentada en una educación sólida, quien gobierne a una sociedad así, tendrá derecho a decir que puede gobernarla cualquiera.
Mientras, alguien debería decirle al presidente que civilizaciones, a través de la historia, van y vienen por los gobernantes, su forma de gobernar y el contexto en que se desarrollaron los hechos…
La historia de la humanidad dice lo contrario, los grandes sabios que no se han corrompido en el poder, han llevado a la humanidad a los puntos más altos de sus creaciones en las artes y las ciencias.
Y aunque no solo usted, sino sus predecesores, demuestren que puede gobernar cualquiera, el país que tenemos hoy, en los niveles de salud, alimentación, seguridad, pobreza, etc. Confirman que la ineficacia y la corrupción si arruinan a un país.
El discurso se gasta y el tiempo del mago, de Andrés, se agota, pues el mago, el candidato, pensaba que con un gesto se acababa la corrupción, con otro la injusticia, con otro el narco y con otro la pobreza…, pero llegó Andrés al poder, hizo un gesto y el mago, desapareció.
Como lo dije en este espacio, el AMLO (mago, si el de los pozos y así), boicotearía el AMLOFEST, encabezado por este AMLO cristiano, que la república austera tiene preparado para el pueblo bueno. Quieren generar desde ya su efeméride.
Mientras la estrategia es hacer un Peje a la Medida ¿Cuál es el tuyo?
Al final la pregunta es si Andrés (Andy), le dirá a sus soldaditos, que solo son un juguete… ¿o llegarán ellos a darse cuenta por si solos? ¿O Andy es el juguete?
Tiempo al tiempo.
@hecguerrero