Covid, regreso a clases y el Marro

90546 0

Las primeras palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador tras darse a conocer públicamente la caída de El Marro, dejan mucho para pensar y esconde varios mensajes interesantes por escudriñar.

Como antecedente, el Presidente viajó días antes a Guanajuato y dijo que fue porque ayudaría con su presencia a regresar la paz a dicho estado. El presidente también visitará BC, Sonora y Sinaloa en los próximos días.

Regresando. El presidente dijo en tono de extrañamiento que no se explicaba cómo se había permitido tanto crecimiento del poderío que acumuló en la zona de Guanajuato el Cartel de Santa Rosa de Lima. Luego dio la respuesta.

Dijo que la única manera de que El Marro lograra tanta fuerza, se explica por las complicidades de la policía municipal y estatal de Guanajuato. Ojo, en ningún momento habló de las posibles complicidades o componendas con autoridades federales, El Ejército o su Guardia Nacional.

En pocas palabras, el presidente de nuevo hizo lo que mejor sabe hacer. Echar la culpa para otro lado.

Ahí empiezan los mensajes y las respuestas de porque cayó El Marro a pesar de las múltiples veces que el presidente ha dicho que no le declarará la guerra al narco y no irá tras los capos de la droga.

¿Entonces por qué fue por El Marro? ¿Irá por el resto de los capos? ¿Significa la declaración de guerra al narcotráfico?. No se cree.

1.-Cuando el Gobierno Federal decidió ir por El Marro –si es que él lo agarró- ya no tenía de otra. La exhibición ya era mucha y lejos de convertirse en un gran logró del gobierno federal, al final es la quema de una nave más de un presidente desesperado por seguir agarrado hasta con los dientes de la silla presidencial.

2.-Lo mismo sucedió al inicio de la administración, cuando la esperanza de cambio ofrecido bastaba para mantener los altos índices de aprobación social a su gobierno y hablaba de que él no perseguiría a los corruptos del pasado, que había que ver para adelante y pacificar al país. Amor y paz para todos ofrecía el presidente.

3.-En aquel tiempo advertimos, que el presidente terminaría en la caza de políticos del pasado, no por gusto, sino porque no tendría de otra. O caían los políticos corruptos a los cuales señaló y prometió iría por ellos, o quien caería sería él.

El razonamiento era muy lógico. Con un primer presupuesto como el que armó, no tendría condiciones de mejorar la economía de los mexicanos, solo la de un pequeño sector al que le regalaría dinero.

No habría manera de dar resultados en seguridad, ni llevaría obra pública de infraestructura a los Estados para mejorar la calidad de vida de la gente que habita en estas regiones.

En fin, lo único que podría cumplir de sus ofertas para legitimarse en los hechos, sería meter políticos a la cárcel.

Así la primer nave, -la de meter políticos a la cárcel- la quemó el presidente cuando llegó la exigencia de resultados y los índices de aprobación empezaron a caer.

3.-La caída de El Marro ya estaba cantada. Días previos, el mismo Marro hizo fuertes declaraciones en videos difundidos a través de las redes sociales donde exhibió efectivamente la complicidad de policías desde municipales, estatales y federales con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

4.-Días después, el Cartel Jalisco Nueva Generación, de la misma forma, con videos difundidos en redes sociales, envió su respuesta. Sentenció al Gobierno Federal, a que iría tras la caza de El Marro y de nuevo exhibió a elementos de la Guardia Nacional –a quienes ofreció pagarles el doble si se cambiaban de bando- de trabajar para este jefe de la delincuencia organizada.

5.-Con esta realidad que le pega en la cara al presidente, con crisis en materia de Salud, Economía, Seguridad y que se sumaría la de educación, por el malestar que genera en mucha ama de casa, sobre todo, el anunciar el regreso a clases en línea, que no es más que la evidencia de un rotundo fracaso del gobierno federal en su política –si es que existe o existió- del combate a la pandemia, el presidente no tuvo más opción que quemar su segunda nave. Fue por un jefe de la delincuencia organizada.

6.-Desde luego El Marro, en las estructuras delincuenciales, es el capo de menor peso que existía y a quien primero se infló, se le hizo ver como si estuviera a la altura de El Mencho, para luego ir por él, capturarlo y venderlo como un gran logró del combate a la delincuencia y pacificación del país.

7.-Lo cierto es que en influencia territorial, El Marro, era un líder que solo tenía el control de tres municipios de Guanajuato que desde luego le disputada el Jalisco Nueva Generación. De ese tamaño es en realidad el peso de El Marro.

8.-¿Pero la captura de El Marro será un mensaje para el resto de los grupos delincuenciales? ¿Irá el presidente por el de Sinaloa, por la Línea, por los de Juárez, por los del Golfo, por los de Tijuana etc?. Por lo pronto, la captura de El Marro, marca el inicio de una nueva nave que quema el presidente en un tema que se resistía y se resiste a entrarle.

9.-Los números en la pandemia, las muertes y contagios, la pérdida de empleo, la caída económica y el sufrimiento ya de millones de familias, el aumento de la inseguridad en 19 estados de la república y el regreso a clases en línea, dibujan de cuerpo entero el fracaso y desastre de este gobierno.

10.-El caso Lozoya no alcanzó para mucho y menos al evidenciarse el gran circo montado por el Gobierno Federal donde el más grande corrupto declarado por ellos mismo, terminó santificado y sin pisar la cárcel.

El regreso a clases, que será en línea, es un nuevo indicador del fracaso en la lucha contra la pandemia y que genera mucha inconformidad en muchas amas de casa quienes terminan convertidas en maestras de sus hijos. Los muertos y los contagios, solo refuerzan la percepción y comprobación del fracaso.

11.-En fin, quemar la nave de ir por los capos, ya era obligado y no tenía de otra el presidente. No dar resultados en ninguno de los temas prioritarios para la gente, -salud, economía y seguridad- era condenarse a sí mismo y a su gobierno.

En salud no tiene oportunidad -no en el corto tiempo- de dar resultados. En economía, el presidente está frito de la posibilidad de dar resultados, pero así como si podía darlos en combate a la corrupción, -nave que ya quemó y no convenció- ahora no tuvo de otra más que quemar la nave de la seguridad.

Cuando menos fuego ya le prendió a esta nave. La pregunta obligada. ¿Irá por el resto de los capos, jefes de los principales carteles? Ufff. Se antoja que no, aunque ya no tiene de otra.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-A qué viene el Presidente a Sinaloa. La versión oficial dice que a sostener una reunión con los responsables del gabinete de seguridad.

¿Y qué más?

OTRO PASITO.-¿Cuándo será el regreso a clases a las escuelas?. El Gobierno dice que hasta cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en verde. Ya valió.

Si la pandemia tendrá control en México hasta que exista vacuna y ésta llegue y se aplique en toda la gente, habría que decirle adiós a todo el nuevo ciclo escolar que está por empezar. ¿Oh no?