La Alianza Federalista

737 0

Por Héctor Guerrero

El federalismo está presente en México desde que terminó la guerra de Independencia, consiste, básicamente, en que cada entidad podía tener un poder local con la calidad de soberano, que resolvería sus propios problemas y tomaría decisiones políticas y sobre el uso de sus recursos.

En 1824 por primera vez se consolidó el proyecto liberal y se instituyó el federalismo mediante una Constitución Política, la cual estipuló que el país estaba compuesto por diecinueve estados y cuatro territorios.

Así con el federalismo nacía lo que hoy es nuestra República Mexicana.

El término ha tomado fuerza en este año, luego de que el 19 de marzo los gobernadores de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, crearon la Coordinación Noreste COVID-19.

Dicho grupo administraría los esfuerzos para combatir la pandemia que recién llegaba a México; sin embargo, nuevos temas salieron a la mesa, pues además de solicitar más recursos e insumos para enfrentar la pandemia, se pidió la revisión del pacto fiscal, vigente desde los tiempos de López Portillo.

Conforme las reuniones se desarrollaban, se sumaron finalmente los gobernadores de Durango, Michoacán, Jalisco, Colima, Aguascalientes, Guanajuato y Chihuahua.

El día de hoy la Alianza federalista está conformada por 10 gobernadores en total, todos de oposición al régimen, se encuentran fuera de la Conago y están emprendiendo acciones que no le gustan al actual mandatario.

Pero ¿Qué representan hoy en números los estados miembros de la Alianza Federalista?

Vamos estado por estado, Nuevo León representa el 3.27 por ciento del territorio Nacional y el 4.3 de la población en el país y aporta el 7.3 por ciento del PIB a Nivel nacional.

Jalisco ocupa el 4.01 por ciento del territorio nacional y el 6.6 por ciento de la población con un aporte al PIB nacional del 6.6 por ciento.

El estado de Coahuila, es uno de los más grandes del país, pues representa el 7.73 por ciento del territorio nacional, aunque concentra solo el 2.5 por ciento de la población nacional y aporta al PIB el 3.4 por ciento.

Así también, Tamaulipas población 2.9, territorio, 4.09, PIB 3.0; Guanajuato 4.9 por ciento de la población, 1.56 por ciento del territorio y aporta al PIB 4.2 por ciento; Colima, es el 0.29 por ciento del territorio nacional con el 0.6 por ciento de la población y el mismo porcentaje, 0.6 de aporte al PIB nacional; el estado de Michoacán cuenta con el 3.8 por ciento de la población, el 2.99 por ciento del territorio y aporta al PIB el 2.4 por ciento.

Chihuahua concentra el 3 por ciento de la población además de ser el estado más grande de la República Mexicana al ocupar el 12.62 por ciento del territorio y concentrar al 3 por ciento de la población y su aportación al PIB es del 2.8 por ciento.

Finalmente, Durango que representa el 6.29 por ciento del territorio, el 1.5 por ciento de la población y aporta al PIB el 1.2 por ciento y Aguascalientes que ocupa el 0.29 por ciento del territorio nacional, el 1.1 por ciento de la población y aporta el 1.2 por ciento al PIB nacional.

La Alianza Federalista representa en su totalidad el 41. 58 por ciento del territorio nacional, el 26.3 por ciento de la población y el 29.6 por ciento del PIB nacional.

Las elecciones del próximo año están a la vuelta de la esquina y de esos 10 estados, Chihuahua, Colima, Michoacán y Nuevo León, renovarán gobernador.

Los gobernadores han puesto el tema sobre la mesa, sobre romper el pacto del federalismo, a lo que el presidente respondió que fueran a hacer consultas a sus estados, que le fueran a preguntar al pueblo sabio.

“Si tienen vocación democrática tendrían que preguntarle a los ciudadanos de los estados, les recomendaría que apliquen el mandar obedeciendo”, comentó el Jefe del Ejecutivo.

Pues bien, los gobernadores le tomaron la palabra al ejecutivo y usaron sus cuentas de twitter para cuestionar a la ciudadanía.

Y mucho cuidado aquí, pues el rey de las consultas gansito está a punto de recibir una sopa de su propio chocolate, pues con su capricho y berrinche, para bien o para mal, sentó un precedente legal para la realización de consultas.

Así que los gobernadores estarían en todo su derecho de realizar consultas y llevar a la corte asuntos como el pacto fiscal y federal.

La posibilidad del romper el pacto federal se ve lejana, es más factible revisar el pacto fiscal, pero imaginen por un momento a Chihuahua, Coahuila y Nuevo León, separados de la República.

Los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista advirtieron que de no establecer puentes firmes y de respeto entre el gobierno federal y las entidades y municipios “se pondrá en riesgo la consistencia y razón de ser de nuestro pacto federal”.

“Es hora de respetar el espíritu republicano, federalista y democrático y replantear el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, reconsiderar la extinción de los 109 fideicomisos y ponderar un cambio de ruta en la estrategia federal contra la pandemia por Covid-19. En necesario establecer un diálogo efectivo y una empatía real. De no establecer puentes firmes y de respeto entre el gobierno central y los estados y municipios se pondrá en riesgo la consistencia y razón de ser de nuestro pacto federal”, dijeron.

Parece ser que esta alianza se está ungiendo como una oposición seria, con propuestas y argumentos, claros y precisos, no como los partidos y demás organizaciones civiles que solo confirman la retórica del presidente, o son de verdad, cartas a Santa Claus, una guía de motivación y superación personal, así está la “oposición” en México. No ha servido a nadie, más que al propio López.

De este modo se ha impulsado, por parte de la alianza, una agenda que incide en el cambio del llamado pacto fiscal, pues de acuerdo con ellos se trata de un mal trato para los gobiernos locales que representan.

Finalmente el presidente, aseguró que está abierto al diálogo con los gobernadores que amenazan con romper el pacto federal, pero con la condición, dijo, de que no haya politiquería, porque “se tiene que cuidar la investidura presidencial”.

“Si claro que dialogamos, siempre cuando, no haya politiquería, porque ¿imagínense que se utilice la investidura presidencial con propósito partidistas?, tenemos que ser respetuosos de la investidura presidencial, no es un asunto personal, es un asunto que tiene que ver con la institucionalidad.

El ánimo separatista en México está muy arraigado, por ejemplo, Durango, Zacatecas, Tamaulipas, San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila y Texas, en el siglo 19, formarían la República de Texas, algo que finalmente no sucedió. Y también, en el Sureste, la región del Petén para formar la República de Yucatán.

Al final México ha pagado muy caro el centralismo, pues los territorios anexados a EU y el área de Centroamérica, que pertenecían a los territorios de la Nueva España, acabaron por separarse. Es cierto, es un pasado lejano, pero no olvidado.

López dijo hoy que está dispuesto a dialogar.

Sí, el miedo no anda en Burro.

Tiempo al tiempo.

@hecguerrero